La salobre quietud. ©.®. Ebook. Extractos y enlaces.

LA%20SALOBRE

SINOPSIS.

Anarka, vive solitario en el antiguo caserón de sus antepasados. El verano está a punto de concluir y como cada año para cerrar la temporada de estío, tendrá lugar en Arrumacos del Mar, el estreno al aire libre de una obra de teatro de autoría anónima, titulada: “La salobre quietud de tu indiferencia”. A pocos kilómetros de allí, Kaira, una prestigiosa abogada de la gran ciudad, es invitada por una organización secreta, a un proyecto en el cual ella será la gran protagonista, tras las paredes de un antiguo monasterio.

Os dejo con la novela, esperando que sea de vuestro agrado.
El autor: Jorge Ofitas.Capítulo II.

Kaira y el monasterio perdido.

Inicio del capítulo II.

… La mañana despabiló en la gran ciudad soleada y calurosa…

Alrededor de las 9:00 A.M. Kaira recibía un correo confidencial. Lo leyó atentamente y cuando hubo concluido su gestó denotó una somera sorpresa.

La futura abadesa no era dada a ningún tipo de extravagancias y, de todas la maneras no se las podía permitir. Sus subordinadas podrían interpretar este comportamiento como una debilidad, siempre debía mantener un aspecto facial pétreo e impenetrable. Pero aquella noticia la contrarió y no pudo evitar un gesto fruncido.

Miró hacia su escritorio y comprobó que seguía atestado de documentos y tramitaciones de divorcio, no era para menos, el bufete que dirigía Kaira (catedrática en derecho civil y licenciada en psicología) era uno de los mas prestigiosos de la ciudad por el éxito de sus letradas en los numerosos contenciosos de separaciones matrimoniales; además, era bien sabido que nunca habían perdido ni un caso…

Todos los empleados de esta empresa insigne eran mujeres. El género masculino allí no caía muy bien y curiosamente ninguna de las empleadas del bufete podía estar afiliada a ningún partido político ni organización del tipo que fuese. Esta era una de las normas para que admitiesen un currículum. Pero sobre todo, para formar parte de las más de cincuenta mujeres entre las que había: abogadas, economistas, graduadas sociales, o juristas de primer nivel, había que conocer a Alicia, la preferida del momento y mano derecha de la futura legisladora del monasterio perdido…

Alicia entró sin avisar. Siempre lo hacía. Kaira no se inmutó ante su presencia y continuó observando por uno de los ventanales algún hecho curioso que tenía lugar en el exterior del recinto, entonces la recién llegada abordó a la bellísima y le dio un beso en los labios, la jefa interrumpió un posible arrumaco.
– Hay noticias.
– Bien. Ya era hora. – Exclamó Alicia con su tez algo alegrada por la novedad.
– No es lo que creíamos y no es para sonreír.
– Entonces. ¿Qué ha ocurrido? – Kaira se acercó a la chica y la penetró con su grisácea mirada de gata y añadió:
– Las chicas del otro lado abandonan. – Alicia se fue hacia la ventana harto contrariada y dijo algo más:
– ¡No puede ser! ¡Sin ellas se acabó!
– Están muy vigiladas. Y también afirman que al poseer información detallada del proyecto no se arriesgarán a ser descubiertas.
FIN DEL EXTRACTO.
Si te interesa puedes adquirirla en ebook en más de 96 tiendas.

Puedes continuar la lectura de esta novela adquiriendo mi ebook en alguno de los siguientes enlaces:

AMAZON:
http://www.amazon.es/La-salobre-quietud-indiferencia-ebook/dp/B00AAFUFVY/ref=sr_1_2?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1354633160&sr=1-2

APPLE
https://itunes.apple.com/es/book/la-salobre-salud-tu-indiferencia/id581237818?mt=11

CASA DEL LIBRO:
http://www.casadellibro.com/ebook-la-salobre-salud-de-tu-indiferencia-ebook/9788461606337/2054363
LA SALOBRE QUIETUD DE TU INDIFERENCIA.

Capítulo I.
Anarka y Arrumacos del mar.
Inicio:

Anarka daba una ojeada a los titulares del diario matutino. Ya había terminado su café solo y su copa de anís dulce, así que se puso en pie mientras atraía con su mirada al propietario de la mugrienta taberna, soltó la prensa sacó dos monedas depositándolas sobre la agrietada y añeja barra de madera; que desprendía un característico olor a vino añejo de barril. Siempre frecuentaba el mismo bar y no se despidió. Anarka era un hombre de pocas palabras…

Una vez en la puerta del bar se frenó y miró a ambos lados de la empedrada calle; recién regada por los servicios de limpieza del ayuntamiento para refrescar el pavimento, antes que el insolento astro rey impusiera sin miramiento su ardor estival.

Vislumbrado el adoquine, giró hacia la izquierda y anduvo calle arriba. Esta era una de las cosas que más le gustaban de su pueblo: Sus empinadas y empedradas calzadas, sus casas blancas con los balcones repletos de macetas cubiertas con flores delicadas; de los más variados aromas y colores.

A esas horas de la mañana, único momento del día en el que Anarka se dejaba ver, la brisa le acercaba a sus sentidos un leve aroma a pan recién hecho. – Un transeúnte le espetó un tímido saludo y un ligero efluvio a anís le indujo a pensar (pues aún reinaba el saborcillo en su paladar a café solo anisado) que tal vez estuviese bien tomar otra copa antes de volver, pero a la hora de decidir que bar acometer desistió de la idea. Fue cuando llegó a la plaza mayor.

Por la plaza mayor solo estaba permitido circular en bicicleta o a pie, esto gustaba a Anarka. Pues, soñaba con el día en que se acabase el petróleo. Entonces la humanidad tendría un buen motivo de reconciliación… – Cavilaba.

Anarka pausó el paso cuando vislumbró el quiosco ambulante de frutos secos que su dueño situaba cada mañana por las proximidades del mercado. A pesar de que no debía gastar más allá de lo necesario, el olor a nueces de macadamia recién fritas le hicieron olvidarse por un momento de su debilitada situación económica pues su estómago ronroneaba como un gato enroscado en una caricia…
Puedes continuar la lectura de esta novela adquiriendo mi ebook en alguno de los siguientes enlaces:

AMAZON:
http://www.amazon.es/La-salobre-quietud-indiferencia-ebook/dp/B00AAFUFVY/ref=sr_1_2?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1354633160&sr=1-2

O EN APPLE:
https://itunes.apple.com/es/book/la-salobre-salud-tu-indiferencia/id581237818?mt=11

CASA DEL LIBRO:
http://www.casadellibro.com/ebook-la-salobre-salud-de-tu-indiferencia-ebook/9788461606337/2054363

Todos los derechos reservados. Sevilla. 2012. ©.®.